Galletas tipo rulo

¡Hola!

Hoy os traigo una receta que descubrí hace bastante tiempo en el blog de Maria Lunarillos y que he repetido muchas veces por su sencillez.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya veréis que son unas galletas muy rápidas y fáciles de hacer y que además están muy buenas. Son perfectas para el desayuno o la merienda o para picar entre horas jaja. Yo con la misma masa he hecho de chocolate y normales, pero también podéis hacer de distintos sabores si le añadís vainilla, ralladura de naranja o de limón… lo que os guste más.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ingredientes
180g de mantequilla
200g de azúcar blanco
2 yemas de huevo
250g de harina*
30g de cacao en polvo (si las queréis hacer de chocolate)
Sal

        * Si las queremos hacer sin cacao, tendremos que substituir la cantidad de cacao en polvo por harina, ósea que tendríamos que añadir unos 280g de harina en vez de 250g.
        * Para hacer estas galletas, he usado el Mix Dolci de Schär.
      • Para empezar con la receta, necesitamos tener la mantequilla en pomada. La ponemos en nuestro bol de la batidora junto con el azúcar y batimos con el accesorio de la pala. Tenemos que conseguir que la mezcla se blanquee.
      • Añadimos las dos yemas de huevo y batimos hasta que estén completamente integradas.
      • Ahora añadimos la harina y la sal completamente tamizadas. Seguimos batiendo a velocidad baja hasta tener una masa completamente homogénea.
      • Ponemos la masa en la encimera para formar los rulos. Si os es más cómodo, podemos dividir la masa en dos o tres para hacer rulos más pequeños. Deberíamos conseguir un cilindro del tamaño de un tubo de cartón de los del rollo de papel de cocina. En el blog de Maria Lunarillos explica que, después de envolver el cilindro de masa con papel film, lo introducimos en un tubo de cartón para que así, al apoyarlo en la nevera, no pierda la forma circular. Yo nunca tengo rollos de esos porque nunca me acuerdo de guardarlos…
      • Una vez tenemos los cilindros hechos y envueltos en papel film los dejamos reposar en la nevera durante unas 3 o 4 horas. Tiene que estar bien firme antes de hornear y cortar. (Como yo nunca tengo rulos de papel de cocina, le voy dando la vuelta a la masa para que no siempre esté apoyada por el misma lado).
      • Una vez bien fría, cortamos la masa en rodajas de unos 3mm de grosor como mínimo y las vamos colocando en la bandeja del horno.
      • Horneamos a 180ºC durante 15-20 minutos, dependiendo del grosor de nuestras galletas. Una vez horneadas, las dejamos enfriar sobre una rejilla.

Si queremos hacer la versión con cacao, simplemente tenemos que añadirlo al momento de añadir la harina, tamizándolo todo junto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Yo hice la masa entera sin cacao y cuando ya la tenía todo homogénea la dividí en dos y en una mitad añadí el cacao en polvo para hacer la versión chocolateada.

Como veis son unas galletas muy fáciles de hacer y el resultado es muy bueno. Están riquísimas y en mi casa ya quedan muy pocas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se hacen en un momento. Yo, como ayer no tenía mucho tiempo (no podía esperar 3 o 4 horas a que enfriaran), puse los cilindros de masa en el congelador y en más o menos una hora los tuve a punto.

Ya me diréis que os han parecido estas galletas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tengo muchas ganas de enseñaros la receta que tengo preparada para la próxima entrada… también son galletas, pero está vez muy cítricas, ¡os encantarán!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Besos!

Layer Cake de Naranja y chocolate blanco

¡Hola!

Hoy estamos de celebración en mi casa, y es que el martes fue el cumpleaños de mi pareja, así que ha tocado hacerle una tarta (¡y yo encantada!). Aprovechando todo lo que aprendí en el curso de Sweetmoses he querido decorar la tarta con flores de buttercream (me ha quedado una tarta super masculina para mi novio jajaja).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Se trata de una tarta de naranja con chocolate blanco rellena de una crema de mascarpone y chocolate blanco. El bizcocho queda con una textura más parecida al pudding, pero está espectacular. Tiene un sabor super intenso a naranja pero con ese regustillo dulce y avainillado del chocolate blanco… delicioso.

La receta es del blog de megasilvita aunque la he adaptado un poco. Ya sabéis que yo no como gluten y mi pareja no come azúcar, así que entre uno y el otro estoy apañada para hacer tartas jajaja

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Vamos con la receta:

Ingredientes

Para el BIZCOCHO (para moldes de 16cm)
4 naranjas
240g gramos de harina (yo usé el Mix Dolci de Schar)*
240g de azúcar (yo usé el Dayelet bizcochos)
2 cucharaditas de levadura en polvo
1/2 cucharadita de bicarbonato
Una pizca de sal
240ml de queso quark (yo usé del desnatado 0%)*
120ml de aceite de girasol
2 huevos
1 cucharadita de vainilla en pasta
45g de chocolate blanco rallado

Para la crema de queso y chocolate blanco
180ml de nata
40g de chocolate blanco
190g de mascarpone
50g de azúcar glass
50g de philadelphia
Mermelada de naranja (mi marca favorita es la de La Vieja Fábrica)


BIZCOCHO

  • Rallamos las naranjas y reservamos su zumo.
  • Mezclar todos los ingredientes secos en un bol.
  • En un bol aparte, mezclar los huevos, el queso quark, el aceite de girasol, la vainilla, la ralladura de naranja y el zumo.
  • Incorporamos la mezcla de ingredientes secos tamizandolo todo. Mezclamos hasta conseguir una masa homogénea.
  • Añadir el chocolate blanco rallado.
  • Dividimos la masa en dos moldes de unos 16cm previamente engrasados y horneamos a 180ºC durante unos 40 minutos o hasta que al introducir un palillo este salga limpio.
  • Dejamos enfriar durante unos 10 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

CREMA DE QUESO Y CHOCOLATE BLANCO

  • Ponemos a calentar la nata. Troceamos el chocolate blanco y lo dejamos en un bol. Cuando la nata esté bien caliente, pero sin que llegue a hervir, verterla sobre el chocolate y mezclar hasta que el chocolate se haya derretido por completo. Reservar en la nevera.
  • En el bol de nuestra batidor añadir el mascarpone, el queso philadelphia y el azúcar glas. Batir hasta que esté todo integrado. Añadir la mezcla de nata y chocolate blanco (que debe estar bien fría) y batir a máxima velocidad hasta que la mezcla coja cuerpo y consistencia.

MONTAJE

Con la ayuda de una lira, cortamos la parte de arriba de los bizcochos, para que queden planos y de la misma altura.

Cogemos uno de los dos bizcochos y le ponemos encima una buena cantidad de crema. La repartimos bien por toda la superfície. Ahora, con la ayuda de una manga pastelera, ponemos un poco de mermelada de naranja y seguidamente ponemos la siguiente capa de bizcocho encima.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Poner otra buena cantidad de crema encima y la repartimos bien, de manera que quede bien liso (recordad que esa es la parte que se verá!). Como yo he querido hacer un naked cake, no me he matado mucho a la hora decorar los laterales (recordad que un naked cake es ese que se decora de manera que se ven las capas de bizcocho, como si no estuviera acabado).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y hasta aquí la receta de hoy! Ya veis lo sencilla que es.

Podéis decorar la tarta como queráis, yo elegí las flores porque tenía muchas ganas de practicar todo lo que había aprendido en el curso de la semana pasada, pero también lo podéis decorar con un poco de ralladura de naranja y chocolate blanco o dejarla bien blanca y lisa. ¡Todo es válido!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¡Yo de momento me voy a comer lo que ha sobrado de tarta!

 

¡Hasta la próxima!

 

Curso Tartas de boda buttercream koreano

¡Hola!

Hoy toca una entrada un poco distinta, y es que os voy a explicar mi experiencia en el curso que realicé ayer en Madrid de Tartas de boda buttercream koreano de la mano de Sweet Moses.

Me levanté a las 5:15 de la mañana para coger un AVE que me llevaría a Madrid. Después de prácticamente 3 horas de viaje (en el que aproveché para dormir jaja!) empezó la odisea de encontrar el camino para llegar al taller de Alma. Y digo odiesa porque yo, que soy muy organizada, ya tenía todo el recorrido que tenía que hacer planificado… llegar a Atocha, coger el metro hasta Sol y ahí cambiar a la línea 2 para coger otro hasta Manuel Becerra… Total, que llego y el metro que tenía que llevarme hasta Sol estaba en obras. Bien.

Iba bastante tranquila ya que eran las diez y el curso no empezaba hasta las 11, así que tenía tiempo para encontrar una solución. La chica que había de información nos decía a todos los perdidos que teníamos dos opciones: o coger un bus que había fuera de la estación para sustituir esa línea de metro afectada o coger un tren que nos llevara hasta Sol. Y eso hice. Saqué mi billete de cercanías y conseguí coger el tren correcto (de verdad, no sé como me lo hice porque ahí no había nada de información y tuve que guiarme como pude jaja).

Una vez en Sol ya todo fue normal. Cogí el metro, bajé en mi parada y con la ayuda de mi gps llegué al Taller de Alma (seguro que si alguien me vió con el gps se rió de mi… iba dando vueltas sobre mi misma para acertar con la dirección de la aguja y coger la calle correcta jaja!)

Al final llegué al taller de Alma cuando aún faltaban 20 minutos para empezar.

img_20160910_103948

¡Me hacía tanta ilusión estar aquí! Aunque sabía que Alma no estaría, siempre había querido hacer un curso en su taller, y por fin había llegado el día. Además, este curso me interesaba muchísimo y tenía muchas ganas de empezar.

img_20160911_143618

¡Me encanta el escaparate del taller!

A los pocos minutos empezaron a llegar otras compañeras del curso y nos abrieron la puerta. Y el taller es tan bonito! Es el que veíamos en Cupcakes Maniacs (el programa que presentaba Alma en Divinity). Es un taller muy chulo y muy grande y sobre todo, muy cómodo. Tiene una isla que es donde el profesor hace sus demostraciones y después, justo delante, una mesa enorme donde cabíamos todas sin molestarnos y, lo mejor, sin perdernos nada de lo que explicaba el profesor (he ido a cursos en los que no veía nada por la distribución del taller).

img_20160911_143622

Al entrar ya estaba todo preparado para empezar. Cada alumna tenía su dummie, sus clavos para las flores, sus levantadores de flores… todo perfectamente preparado para que no nos faltara de nada en todo el curso. Incluso Moisés, el profesor, nos dio una tarjetas que incluyan un usb con toda la información del curso, para que no tuviéramos que coger apuntes y lo tuviéramos todo siempre a mano una vez en casa.

img_20160911_143620

El curso empezó con la explicación de la preparación de la buttercream coreana, que es ideal para la elaboración de las flores que aprendimos a hacer. La verdad es que esa buttercream es una maravilla. Los pétalos no se caen en ningún momento (el curso duró más de siete horas y las flores que hicimos a primera hora de la mañana estaban intactas al final del día!).

Seguidamente, nos explicó un poco de teoría del color para poder combinar correctamente los colores al hacer las flores y que las tartas quedaran espectaculares. Y seguidamente llegó el momento más esperado. Nos enseñó a hacer la primera flor, la Peonía. Teníamos que hacer 9 en total para decorar nuestra tarta (entre flores y capullos). La verdad es que estuvimos un montón de tiempo para hacerlas, pero al final creo que quedaron bastante bien (al menos para ser las primera flores de buttercream que hacía en mi vida!).

Estas son las Peonías que realizó él de ejemplo, para enseñarnos como tenían que ser. Seguidamente empezamos nosotras.

Primero estuvimos cubriendo nuestras tartas (que eran dummies) con buttercream. La verdad, ¡qué complicado cubrir un dummie!!! La buttercream no se queda bien pegada y cada vez que intentabas alisarlo te lo llevabas todo y tenías que volver a empezar!). Cuando conseguimos tener las tartas cubiertas, empezamos con las Peonías. Así quedaron las mías:

img_20160910_151543

No están tan bonitas como las de Moisés pero oye, ¡yo estoy orgullosa de ellas!

Una vez tuvimos las Peonías hechas tocó la hora de comer. Eran más de las tres de la tarde y estábamos todas hambrientas!

Después seguimos con las otras cuatro flores que nos faltaban para poder decorar nuestra tarta.

Primero aprendimos la Dalhia, en nuestro caso la Dalhia Pompon. La verdad es que esta me costó muchísimo. Aunque cuando miraba como las hacía me parecía super fácil, cuando me puse a hacerla… ¡no había manera! ¡Qué complicada me pareció!

img_20160910_162429

Está es la que realizó Moisés a modo de ejemplo para que aprendiéramos. He estado mirando y no tengo ni fotos de las mías!! Jaja

Seguidamente hicimos la English Rose, una de mis favoritas sin ninguna duda. Es preciosa y una de las que me pareció más fácil. Es una flor maravillosa.

Aquí ya estábamos llegando al final del curso. Solo nos faltaban dos flores y decorar la tarta con ellas! La primera de las dos últimas flores fue el Lisianthus:

Y ya llega el final, la última flor. Fue una pena porque esa no la pude hacer ya que tenía que irme corriendo a buscar el AVE de vuelta a casa (el curso se alargó más de lo esperado). Pero aún así, me pude quedar a la explicación. Se trata de la Gardenia. Esta me pareció tan delicada, tan bonita… me dio pena no poder hacerla, así que me tocará practicar en casa. Pero es una flor magnífica.

img_20160910_182600

Y hasta aquí llegó mi curso. Tuve que irme si no quería perder el ave pero ya he podido ver fotos de las tartas terminadas con nuestras flores y, la verdad, son espectaculares. Os dejo una foto que la he sacado del instagram @almascupcakestiendaytaller

captura-de-pantalla-2016-09-11-a-les-16-22-57

Recuerdo que Moisés nos dijo una cosa: aunque pensáramos que las flores no nos estaban quedando bien, que no nos estaban quedando bonitas, una vez en la tarta parecerían otra cosa. Quedarían bonita y perfectas. Y es verdad! Cuando veo estas fotos no me creo que esas flores las haya hecho yo! jaja

Y hasta aquí mi experiencia en este curso. La verdad es que si pudiera, repetiría sin pensármelo dos veces. El profesor es genial, te resuelve cualquier duda ya sea en el curso o fuera de él, a través de las redes sociales. Siempre que él pueda, te ayuda. La organización en Alma’s Cupcakes, genial. Y aprovechar para hacer una escapada a Madrid me vino fenomenal. Así que, aunque llegara a mi casa a las doce de la noche después de levantarme a las cinco valió totalmente la pena.

Y además, esto de hacer flores engancha! Ya me he comprado más boquillas, colorantes, los clavos para hacer las flores, los levantadores… ¡Pronto no cabré ni yo en casa con tantas cosas!

Si alguna vez tenéis la oportunidad de poder hacer un curso con él os lo recomiendo 100%.

Por cierto, si queréis ver sus maravillosas flores, podéis ir a su instagram: @mosessweetmoses o en su Facebook: Sweetmoses

Nos vemos próximamente con nuevas recetas.

¡Besos!

Brownies

¡Hola!

Ya estamos en septiembre y eso quiere decir que tenemos que volver a la rutina… Qué pereza!

En agosto estuve de vacaciones en Granada… esa ciudad me tiene enamorada! Ojalá pudiera ir a vivir ahí, jaja! Fueron 10 días geniales, pero como todo lo bueno, pasó super rápido y ya hemos vuelto a la rutina, así que toca ponerse las pilas con el blog, que este mes lo he tenido un poco abandonado.

Últimamente, aprovechando que mi novio está a dieta, estoy haciendo dulces un poco más saludables, usando avena en vez de harina de trigo, o harina de trigo integral, intento también evitar el azúcar todo lo posible… Quizá cuelgo alguna receta saludable, decidme si os interesa!

Hoy vengo con una receta conocido por todos, es un básico de la pastelería, pero es que está tan rica y es tan práctica… Es fácil y rápida de hacer, y sirve para desayunar, para comer de postres, para merendar… Vaya, que podríamos estar todo el día alimentándonos de Brownie!!!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya veréis que rápida y sencilla es esta receta. En menos de una hora lo tenéis a punto para comerlo!!

INGREDIENTES

150g de harina
1 cucharadita de sal
2 cucharadas de cacao en polvo desgrasado y sin azúcar
320g de chocolate negro
225g de mantequilla sin sal
1 cucharadita de café soluble
300g de azúcar
100g de azúcar moreno
5 huevos
2 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • En un bol mezclamos la harina, el cacao y la sal.
  • En un bol aparte, ponemos el chocolate troceado, la mantequilla cortada a dados y el café soluble. Lo calentamos (podemos hacerlo en el microondas o al baño maría) hasta que esté todo derretido e integrado.
  • Una vez tengamos una mezcla homogénea, añadir los azúcares y mezclar.
  • Ahora es el momento de incorporar los huevos. Primero añadimos 3 y cuando estén incorporados del todo, añadimos los dos restantes.
  • Añadimos la mezcla de ingredientes secos a la mezcla de chocolate. Yo recomiendo tamizarlo todo antes de incorporarlo, así evitaremos la formación de grumos.
  • Una vez llegados a este punto, podéis añadir la vainilla si habéis decidido ponerla.
  • Engrasamos el molde (yo he usado uno rectangular de 32×22 cm) y vertemos la mezcla en él.
  • Lo ponemos en el horno, que habremos precalentado a 180ºC, durante 30 minutos. El brownie estará hecho cuando al introducir un palillo, este salga con un poco manchado.
  • Dejamos el brownie enfriar por completo y desmoldamos.
  • ¡A COMEEEEEEEEEEEEER!

Ya veis lo fácil y rápido que es hacer este brownie. Y lo apetecible que queda… No os dan ganas de comeros las fotos??? jaja!

El resultado es un brownie con una capa fina crujiente por encima y super jugoso y blandito y tierno por dentro… es el brownie perfecto!

Está riquisimo.. no creo que dure mucho! Vamos, que mientras estaba haciendo las fotos no he podido parar de comer!! No os diré cuanto para conservar mi dignidad jaja!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya me diréis que tal os queda a vosotros!

¡Besos!

PD: Os iba a dar la chapa otra vez con lo de la batería de la cámara pero justo cuando estaba escribiendo esta entrada han llamado el timbre y eran las baterías que había pedido (¡por tercera vez!) POR FIN puedo hacer fotos decentes!!