Madeleines

¡Hola!

Sí, lo sé, dije que la próxima receta sería de galletas… no me he olvidado. Prometo colgarla la semana que viene. Pero es que el otro día fui a un Lidl y justamente tenían un montón de cosas para pastelería. Y tenía un montón de moldes. Entre ellos, uno que hacía tiempo que quería… y sólo costaba 2 euros!!!! Así que claro, no pude resistirme y me lo compré… ¡Y he tenido que estrenarlo!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La receta de esas madeleines (o magdalenes francesas) la he sacado de un libro que guardo como un tesoro: el Sucré de Ladurée. Me encanta este libro y me dan ganas de hacer todas las recetas cada vez que lo hojeo.

Igualmente, he adaptado la receta para hacerla más saludable (yo como sin gluten y mi novio sin azúcar y a poder ser sin harinas refinadas, así que ya veis el problema que tengo cada vez que tengo que hacer algún dulce para los dos!!!). Estoy muy contenta con el resultado. La textura era maravillosa y no se notaba en absoluto que eran sin azúcar y sin harinas refinadas (¡y sin gluten). Igualmente, os dejo las dos versiones de la receta, para que las podáis hacer normales también.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Empezamos con la receta normal:

Ingredientes (para unas 40 mini madeleines)
1 limón
80g de azúcar
88g de harina
5g de levadura en polvo
90g de mantequilla
2 huevos
18g de miel

  • Rallamos la piel del limón. Recordad no llegar hasta la parte blanca, ¡amarga!. Reservamos.
  • En el bol de la batidora añadimos los huevos, el azúcar, la ralladura de limón y la miel. Batimos hasta que la masa crezca en volumen y quede más espesa.
  • Añadir la harina y la levadura tamizadas y seguir batiendo, a velocidad baja, para que se mezcle todo bien. También se puede hacer a mano con una espátula.
  • Añadir la mantequilla fundida. Mezclar hasta conseguir una masa homogénea.
  • Una vez tengamos la masa, batir a máxima velocidad durante tres minutos, tal y como os expliqué en el post de las magdalenas tradicionales.
  • Reservar en la nevera. En el libro pone que lo reservemos de un día para otro. Yo lo tuve en la nevera unas tres horas y horneé, porque soy así de impaciente. Eso, como expliqué ya en el post que os he dicho antes, sirve para que con el contraste térmico las masa crezca más y haga el deseado copete de las magdalenas. Reconozco que, aunque para las magdalenas tradicionales las dos o tres horas de reposo en nevera si que fueron suficiente para que hicieran un copete espectacular, con estas no lo ha sido y han quedado planitas. Así que si queréis que os queden como las originales, ya sabéis: hacedlas con previsión!
  • Una vez pasado el tiempo de reposo, llenamos los moldes unas 3/4 partes y horneamos a 200ºC  durante unos 10 minutos. Dependerá del tamaño del molde de las madaleines. En mi caso, que salen bastante pequeñas, han sido aproximadamente 10 minutos. Si son más grandes quizá habrá que dejarlas entre cinco y diez minutos más.

Y ya está! Esperáis a que enfríen y a comeeeer!! Son tan deliciosas y tan pequeñas que no te das cuenta y ya te has zampado diez… (verdad verdadera). Así que vigilad! Repartidlas entre vuestros familiares, vecinos, lo que sea!!

Yo, además, hice diferentes versiones aprovechando que me salieron bastantes madeleines (y eso que la receta que os doy está divida en dos respecto a la del libro!!). Hice normales, con arándanos (partiendo varios arándanos en cuatro o seis trozos y añadiéndolos a la masa) y de chocolate blanco y negro. Ya veis que las posibilidades son infinitas partiendo de la misma base. Así que deja volar vuestra imaginación y seguro que os salen magdalenas deliciosas. Mis favoritas fueron las normales y las de arándanos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

VERSIÓN SIN AZÚCAR, SIN HARINAS REFINADAS Y SIN GLUTEN

Ahora os dejo los ingredientes que usé para hacer la versión sin gluten, sin harinas refinadas y sin azúcar. El procedimiento es exactamente el mismo.

Ingredientes
1 limón
80g de edulcorante Dayelet para bizcochos
88g de harina integral de avena*
5g de levadura
90g de mantequilla
4 huevos
35g de miel

Vosotros elegís que versión os apetece más. Como os he dicho, no se nota en absoluto que sean de avena o sin azúcar. Tienen una textura espectacular.

*Tenéis que vigilar que la harina de avena sea sin gluten. La avena de por si es un cereal que no contiene gluten pero las versiones que encontramos en los supermercados siempre suelen estar contaminadas. Por eso los productos de avena nunca van etiquetados con el sueño “sin gluten”, pero si buscáis, existen! A mi la avena me encanta y me parece ideal para la elaboración de postres como este para que sean más saludables.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ya me diréis que os parecen las madeleines francesas. Y ya os he avisado: cuando probéis una no podréis parar!!

¡Hasta la próxima!