tarta_guinness

Tarta Guinness

]¡Hola!

Hoy es Saint Patrick’s Day, San Patricio, el patrón de Irlanda y por eso os traigo esta receta típica irlandesa que combina el chocolate con la cerveza Guinness, que se elabora en Dublín (Irlanda). Hace unas semanas mis padres estuvieron de viaje a Dublín y pudieron visitar la fabrica de la Cerveza Guinness y les encantó.

tarta_guinness

Se trata de un bizcocho hecho con cacao y cerveza y decorado con una crema de queso. Aunque no lo parezca, esta tarta no sabe a cerveza, pero esta aporta una esponjosidad impresionante gracias al gas que contiene. Nosotros nos lo hemos estado comiendo para desayunar o de postre, pero también puede ser una opción perfecta para algún cumpleaños o acontecimiento especial, ya que es una tarta diferente y que siempre sorprende.

tarta_guinness

La semana que viene volveremos con las recetas de Semana Santa, con una que ya tengo preparada y que creo que os va a gustar mucho. Por si queréis ir preparando algún dulce típico de estas fechas, recordad que tenéis la receta de los Buñuelos de Viento ya disponible.

Como siempre, os dejo con el video de esta receta:

¡Empezamos!

INGREDIENTES

Bizcocho
250ml de Cerveza Guinness
250g de mantequilla
75g de cacao
200g de azúcar
200g de azúcar moreno
2 huevos
1 tsp de pasta de vainilla
140g de yogur griego
280g de harina
2 tsp de bicarbonato
1/2 tsp de levadura química

Crema de queso
300g de queso crema tipo philadelphia
150g de azúcar glass
125ml de nata

BIZCOCHO

– Ponemos en un cazo la mantequilla y la cerveza y lo calentamos hasta que la mantequilla se derrita. No tiene que hervir.

– En un bol, mezclamos el cacao y los azúcares. Añadimos la mezcla de cerveza y mantequilla y reservamos.

– En un bol aparte, batimos el yogur, la pasta de vainilla y los huevos hasta que se integre por completo.

– Añadir a la mezcla de cacao y cerveza.

– Tamizar la harina con el bicarbonato y la levadura y mezclar con movimientos envolventes.

– Engrasar un molde y hornear a 180ºC entre 45 y 60 minutos.

 

CREMA DE QUESO

– Ponemos todos los ingredientes en el bol de nuestra batidora y batir hasta que obtener una crema densa y con cuerpo.

 

– Una vez horneado el bizcocho, dejamos enfriar y desmoldamos. Ponemos una generosa capa de crema de queso por encima y comemos!

tarta_guinness

Como veis es muy sencillo y con ingredientes básicos, solo tenéis que salir al super a por la cerveza Guinness!

Estoy segura de que os va a encantar y que vais a sorprender a vuestros invitados con esta receta.

tarta_guinness

¡Nos vemos la semana que viene!

cheesecake_japones

Cheesecake Japonesa

¡Hola!

Estoy super contenta!!! La entrada de los buñuelos de viento ha sido la primera en conseguir más de 1000 visitas en un solo día! En total la han visto más de 4000 personas, estoy abrumada! Y también es mi primer video de youtube que supera las 1000 visualizaciones. No me lo esperaba para nada, de hecho cuando la subí no estaba muy convencida, pensaba que a nadie le interesaría… ¡me ha sorprendido un montón! Muchísimas gracias a todos!!

cheesecake_japones

Esta semana os traigo la receta del cheseecake de moda del momento: el cheesecake japonés o también conocido como Japanese Cotton Cheesecake por su textura tan característica de nube, super delicada y esponjoso como algodón. La receta la he sacado de Cocina para todos, aunque he hecho alguna modificación. Espero que os guste tanto como a mi, tiene un sabor muy suave y delicado, estoy segura de que os va a encantar.

cheesecake_japones

Como siempre, os dejo aquí la videoreceta para que veáis el paso a paso:

¡Empezamos!

INGREDIENTES

Cheesecake Japonés
200g de queso de untar tipo Philadelphia
200ml de leche entera
80g de azúcar
50g de harina
4 huevos
Zumo de 1/2 limón
Ralladura de 1 limón

– Empezamos calentando el queso crema en el microondas durante 30 segundos para quitarle el frío de la nevera.

– Lo batimos hasta que tenga una textura cremosa.

– Incorporamos la leche y seguimos batiendo.

– Separamos las yemas de las claras. Reservamos las claras e incorporamos las yemas en la mezcla de queso y leche y batimos hasta que esté todo integrado.

– Colamos para quitar los posibles grumos de queso.

– Incorporamos la ralladura de limón, el zumo de limón y la harina tamizada.y mezclamos.

– En otro bol, montamos las claras de huevo. Cuando empiecen a espumar incorporamos el azúcar. Lo añadiremos en dos veces. Tenemos que conseguir un merengue con picos firmes pero suaves, es decir, que al levantar las varillas se forme un pico que se baja al poco rato.

– Incorporamos el merengue a la mezcla anterior en dos veces.

– Engrasamos un molde y lo forramos con papel de horno. Es mejor si utilizáis un molde que no se pueda desmontar, así os aseguráis a que no entrará agua cuando lo pongamos al baño maría. Si no tenéis ningún molde de esos, o no estáis seguros de que no entre agua, podéis forrarlo con papel de aluminio.

– Ponemos la masa de cheesecake en el molde y colocamos el molde en una fuente. La llenamos de agua caliente hasta que llegue por la mitad del molde.

– Horneamos durante 40 minutos a 140ºC y bajamos la temperatura a 120ºC y horneamos 20 minutos más.

– Cuando el cheesecake esté listo, no lo sacamos enseguida del horno, si no que abrimos la puerta y lo dejamos dentro durante 10 minutos para que el contraste térmico no sea tan fuerte y no se nos baje.

– Pasados los diez minutos lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar por completo en una rejilla antes de desmoldar.

– Una vez frío, desmoldamos, decoramos con azúcar glass y nos lo comemos.

cheesecake_japones

¡Veréis que rico está!

El cheesecake por encima debería quedar tostada. El mío quedo blanco porque mi horno no funciona muy bien, pero si el vuestro hornea correctamente, os quedará doradito por encima! Ya veréis que delicado es, se deshace en la boca!!

cheesecake_japones

La semana que viene nos vemos con una receta que creo que os va a gustar mucho y es que el día 17 de marzo (justo el viernes que viene) es Saint Patrick’s Day¿sabéis que voy a preparar para celebrarlo?

cheesecake_japones

¡Besos!

Buñuelos de viento – Recetas de Semana Santa

¡Hola!

Empezamos hoy una nueva sección en el blog: las recetas de Semana Santa. No sé si subiré una cada semana hasta Viernes Santo, porque aún queda mucho, así que seguramente las iré alternando con otro tipo de recetas, pero igualmente se avecinan un montón de recetas típicas de Semana Santa y mi idea es que cada semana sea de una ciudad o comunidad distinta.

Esta semana empezamos con unos postres típicos de Cataluña. Realmente, los buñuelos de viento son un postre típico del día de Todos Santos pero poco a poco se han ido imponiendo también en Semana Santa. El motivo es que por estas fechas son típicos los “Buñuelos del Ampurdán” (que también quiero hacer) pero tienen mucho más trabajo y son más complicados de hacer, mientras que los buñuelos de viento se hacen en un momento, quedan muy muy ricos también y son mucho más sencillos.

buñuelos_de_viento

Los buñuelos (sean de viento o del Ampurdán) se comen durante la Cuaresma, período que va desde el Miércoles de Ceniza (que fue el miércoles de esta semana) hasta el Domingo de Pascua. Además, en Cataluña representamos la “Vella Quaresma” (la Vieja Cuaresma) como una mujer vieja y arrugada, con una cesta llena de verduras y un bacalao en la mano, con siete pies, uno para cada semana que queda para Semana Santa. Recuerdo que cuando yo era pequeña en mi clase de P4 o P5 teníamos un dibujo enorme de la Vella Quaresma y cada viernes le quitábamos un pie para hacer la cuenta atrás para Semana Santa.

vella_quaresma

 

La Cuaresma empieza justo después de Carnaval, por lo que en la tradición cristiana se entendía como un período de reflexión, abstinencia, penitencia y ayunas. Con el paso del tiempo esta tradición fue disminuyendo y se dejaba comer de forma ligera durante la semana y comer pescado los domingos (aunque carne y huevos no se podía comer nunca).

Como os he dicho, cuando era pequeña le quitábamos un pie a la Quaresma cada viernes y coincidía con el día que no podíamos comer carne. Eso sí, el resto de la semana comíamos de todo!

¿Vosotros como hacéis la Cuaresma?

Después de este rollo, os dejo ya con la receta

Primero, como siempre, la videoreceta (lo siento si no se ve muy bien esta semana, es la primera vez que grababa en la cocina y no controlaba mucho la iluminación ni el enfoque, además que el espacio es super reducido y casi no cabía con los focos y la cámara… aún así queda bastante claro todo).

¡Vamos con la receta!

buñuelos_de_viento

INGREDIENTES (para unas 30 unidades)

Pasta choux para los buñuelos
85g de harina
55g de mantequilla
165g de agua
1 cucharada de azúcar
2 huevos
Una pizca de sal
1 cucharada de anís
Aceite de girasol para freír

Para acabarlos
Anís
Azúcar

La pasta choux es un tipo de masa escaldada que se elabora con agua, mantequilla (o aceite), sal, harina y huevos. Con esta masa se elaboran los eclairs y profiteroles (o lionesas) entre otras muchas cosas.

Los buñuelos de viento reciben este nombre porque durante su cocción se inflan, llenándose de aire y quedando huecos por dentro.

– Calentamos en un cazo el agua, el azúcar, la sal, el anís y la mantequilla hasta que esta se derrita.

– Cuando se haya derretido la mantequilla por completo, incorporamos la harina y mezclamos sin parar con una cuchara de madera. Tenemos que conseguir una masa uniforme que no se pegue ni a las paredes del cazo ni a la cuchara.

– Cuando ya tengamos la masa, la dejamos enfriar. Si queréis usar la batidora, poned la masa con el accesorio de la pala a dar vueltas para que enfríe más rápido.

– Una vez esté fría, empezaremos a añadir los huevos. Lo haremos uno a uno y no incorporaremos el siguiente hasta que el primer no esté completamente integrado.

– Tenemos que conseguir hacer el “pico de pato”, es decir, que al levantar la cuchara de la masa se forma como un “pico” de masa (se ve claramente en el video).

– Ponemos a calentar el aceite.

– Tenemos dos opciones para formar los buñuelos: una, poniendo la pasta choux en una manga pastelera, nos untamos los dedos de una mano con aceite y vamos formando bolitas y echándolas al aceite. Otra manera es con la ayuda de dos cucharas, damos forma de bolitas a la pasta choux y las ponemos a freír. Las dos manera son válidas, aunque yo prefiero la manga pastelera.

– Una vez estén los buñuelos fritos (los freímos a temperatura media-alta hasta que estén dorados), los escurrimos en un papel y los ponemos en un bol. Les echamos un chorlito de anís por encima y mezclamos bien para que se impregnen. A continuación, los ponemos en otro bol que previamente habremos preparado con azúcar y los rebozamos.

– Los dejamos enfriar por completo y nos los comemos.

¡Están de vicio!

También los podéis rellenar con crema, nata o chocolate, aunque a mi me gustan más sin ningún tipo de relleno.

buñuelos_de_viento

Y lo mejor: no duran mucho. Es de esas recetas que se tienen que hacer el día que os los vayáis a comer, porque si no absorben el azúcar y aunque están buenos, pierden la textura crujiente y ya no son lo mismo. Así que esta vez no os pueden decir nada si os los coméis todos de una sentada!!

Aunque para mi gusto están más buenos los buñuelos del Ampurdán, estos tienen la parte buena de que en un ratito los tienes hechos (en menos de media hora tienes una bandeja llena de buñuelos de viento), mientras que a los otros les tienes que dedicar un día entero.

buñuelos_de_viento

¿Qué receta típica de Semana Santa os gustaría que preparara para la próxima semana?

¡Nos vemos!