Recopilación de recetas sin horno

tortitas_veganas

Tortitas (pancakes)

¡Hola!

¿Qué tal habéis empezado la semana? Esto de que el lunes haya sido fiesta sienta super bien, ¡esta semana se hará corta!

Hoy os traigo una receta que os va a encantar: ¡tortitas! Y lo mejor… cuando veáis lo esponjosas y sabrosas que quedan no os vais a creer que son veganas y sin gluten.

tortitas_veganas

Además, he usado ingredientes muy sanos para que no nos duela tanto comer este tipo de dulces.

Os dejo el video de la receta:

Vamos a empezar con la receta:

INGREDIENTES

Tortitas

120g de harina de avena sin gluten*
50g de bebida vegetal (en mi caso, leche de almendras)
1 plátano maduro
15g de levadura en polvo tipo royal
10g de vinagre de manzana
15g de panela**

* Si no tenéis harina de avena pero si que tenéis copos, podéis usarlos en la misma cantidad. La receta no varia, solo tendréis que batir un poco más para que no queden trozos muy grandes de copos.

** Si no tenéis panela podéis usar vuestro edulcorante favorito: azúcar moreno, azúcar blanquilla, sirope de arce, sirope de ágave… en la misma cantidad que la panela.

tortitas_veganas

ELABORACIÓN

– Cortáis el plátano a trozos pequeños e incorporáis todos los ingredientes en el vaso de vuestra batidora.

– Batimos hasta que todos los ingredientes estén incorporados (recordad que si en vez de usar harina de avena usáis copos de avena, tendréis que batir un rato más para que los copos se conviertan en harina).

– Dejamos reposar la masa entre cinco y diez minutos para que la avena absorba los líquidos de la masa y nos quede más espesa. Recuerda que cuanto más espesa, más esponjosas nos quedarán las tortitas.

– Calentamos una sartén antiadherente y le ponemos una gotita de aceite y la repartimos con la ayuda de un papel de cocina.

– Cuando la sartén esté caliente, ponemos una cucharada de la masa y dejamos que se cocine durante uno o dos minutos. Lo haremos a fuego lento ya que, al quedar tan gorditas, nos quedarían crudas por dentro.

– Le damos la vuelta con la ayuda de una espátula y dejamos cocer un minuto más.

– ¡LISTO!

tortitas_veganas

Podéis acompañar las tortitas con plátano, arándanos, fresas… ¡lo que más os guste! también están deliciosas con mermelada.

¿Qué os ha parecido esta receta? Veréis que quedan super esponjosas… son una delicia.

tortitas_veganas

Nos vemos la semana que viene con la próxima receta!

 

Buñuelos de viento – Recetas de Semana Santa

¡Hola!

Empezamos hoy una nueva sección en el blog: las recetas de Semana Santa. No sé si subiré una cada semana hasta Viernes Santo, porque aún queda mucho, así que seguramente las iré alternando con otro tipo de recetas, pero igualmente se avecinan un montón de recetas típicas de Semana Santa y mi idea es que cada semana sea de una ciudad o comunidad distinta.

Esta semana empezamos con unos postres típicos de Cataluña. Realmente, los buñuelos de viento son un postre típico del día de Todos Santos pero poco a poco se han ido imponiendo también en Semana Santa. El motivo es que por estas fechas son típicos los “Buñuelos del Ampurdán” (que también quiero hacer) pero tienen mucho más trabajo y son más complicados de hacer, mientras que los buñuelos de viento se hacen en un momento, quedan muy muy ricos también y son mucho más sencillos.

buñuelos_de_viento

Los buñuelos (sean de viento o del Ampurdán) se comen durante la Cuaresma, período que va desde el Miércoles de Ceniza (que fue el miércoles de esta semana) hasta el Domingo de Pascua. Además, en Cataluña representamos la “Vella Quaresma” (la Vieja Cuaresma) como una mujer vieja y arrugada, con una cesta llena de verduras y un bacalao en la mano, con siete pies, uno para cada semana que queda para Semana Santa. Recuerdo que cuando yo era pequeña en mi clase de P4 o P5 teníamos un dibujo enorme de la Vella Quaresma y cada viernes le quitábamos un pie para hacer la cuenta atrás para Semana Santa.

vella_quaresma

 

La Cuaresma empieza justo después de Carnaval, por lo que en la tradición cristiana se entendía como un período de reflexión, abstinencia, penitencia y ayunas. Con el paso del tiempo esta tradición fue disminuyendo y se dejaba comer de forma ligera durante la semana y comer pescado los domingos (aunque carne y huevos no se podía comer nunca).

Como os he dicho, cuando era pequeña le quitábamos un pie a la Quaresma cada viernes y coincidía con el día que no podíamos comer carne. Eso sí, el resto de la semana comíamos de todo!

¿Vosotros como hacéis la Cuaresma?

Después de este rollo, os dejo ya con la receta

Primero, como siempre, la videoreceta (lo siento si no se ve muy bien esta semana, es la primera vez que grababa en la cocina y no controlaba mucho la iluminación ni el enfoque, además que el espacio es super reducido y casi no cabía con los focos y la cámara… aún así queda bastante claro todo).

¡Vamos con la receta!

buñuelos_de_viento

INGREDIENTES (para unas 30 unidades)

Pasta choux para los buñuelos
85g de harina
55g de mantequilla
165g de agua
1 cucharada de azúcar
2 huevos
Una pizca de sal
1 cucharada de anís
Aceite de girasol para freír

Para acabarlos
Anís
Azúcar

La pasta choux es un tipo de masa escaldada que se elabora con agua, mantequilla (o aceite), sal, harina y huevos. Con esta masa se elaboran los eclairs y profiteroles (o lionesas) entre otras muchas cosas.

Los buñuelos de viento reciben este nombre porque durante su cocción se inflan, llenándose de aire y quedando huecos por dentro.

– Calentamos en un cazo el agua, el azúcar, la sal, el anís y la mantequilla hasta que esta se derrita.

– Cuando se haya derretido la mantequilla por completo, incorporamos la harina y mezclamos sin parar con una cuchara de madera. Tenemos que conseguir una masa uniforme que no se pegue ni a las paredes del cazo ni a la cuchara.

– Cuando ya tengamos la masa, la dejamos enfriar. Si queréis usar la batidora, poned la masa con el accesorio de la pala a dar vueltas para que enfríe más rápido.

– Una vez esté fría, empezaremos a añadir los huevos. Lo haremos uno a uno y no incorporaremos el siguiente hasta que el primer no esté completamente integrado.

– Tenemos que conseguir hacer el “pico de pato”, es decir, que al levantar la cuchara de la masa se forma como un “pico” de masa (se ve claramente en el video).

– Ponemos a calentar el aceite.

– Tenemos dos opciones para formar los buñuelos: una, poniendo la pasta choux en una manga pastelera, nos untamos los dedos de una mano con aceite y vamos formando bolitas y echándolas al aceite. Otra manera es con la ayuda de dos cucharas, damos forma de bolitas a la pasta choux y las ponemos a freír. Las dos manera son válidas, aunque yo prefiero la manga pastelera.

– Una vez estén los buñuelos fritos (los freímos a temperatura media-alta hasta que estén dorados), los escurrimos en un papel y los ponemos en un bol. Les echamos un chorlito de anís por encima y mezclamos bien para que se impregnen. A continuación, los ponemos en otro bol que previamente habremos preparado con azúcar y los rebozamos.

– Los dejamos enfriar por completo y nos los comemos.

¡Están de vicio!

También los podéis rellenar con crema, nata o chocolate, aunque a mi me gustan más sin ningún tipo de relleno.

buñuelos_de_viento

Y lo mejor: no duran mucho. Es de esas recetas que se tienen que hacer el día que os los vayáis a comer, porque si no absorben el azúcar y aunque están buenos, pierden la textura crujiente y ya no son lo mismo. Así que esta vez no os pueden decir nada si os los coméis todos de una sentada!!

Aunque para mi gusto están más buenos los buñuelos del Ampurdán, estos tienen la parte buena de que en un ratito los tienes hechos (en menos de media hora tienes una bandeja llena de buñuelos de viento), mientras que a los otros les tienes que dedicar un día entero.

buñuelos_de_viento

¿Qué receta típica de Semana Santa os gustaría que preparara para la próxima semana?

¡Nos vemos!

Vasos de gelatina de cava y mousse de chocolate blanco

¡Hola!

¿Qué tal la Navidad? Parece mentira que ya haya pasado… ¡el tiempo pasa volando!

Yo he estado todos estos días en Granada con la familia de mi novio. La verdad es que no me puede gustar más esa ciudad. Si pudiera, ¡me iría a vivir ahí!

Esta semana se presenta atareada… ayer hice el postre que os traigo hoy, hoy tengo que hacer una tarta para el cumpleaños de mi hermana que es ya y después tengo que empezar ya con el roscón de reyes, que os lo quiero traer antes del viernes, que si no no os dará tiempo a hacerlo. Así que no hay tiempo que perder.

Esta receta ya no forma parte de las recetas navideñas. Estoy muy contenta con la cantidad de visitas que han tenido… y por todos los comentarios positivos que me habéis dejado, sobre todo en la receta del Panettone, que os ha encantado!

vasos_de_cava_y_chocolate_blanco

 

Esta semana os traigo un postre para que hagáis para la noche de fin de año. Es un postre presentado en vasitos, en el que no necesitáis horno y que queda muy elegante. Además, una de las cosas que me encanta de este postre es que no tenéis que adaptarlo para que sea sin gluten que no lleva ningún tipo de harina.

Si no tenéis los vasos que yo tengo no os preocupéis, podéis hacerlo con cualquier tipo. Incluso se puede hacer en copas de cava, lo que queda muy apropiado y resultón para esa noche. Yo no tenía copas, así que lo he hecho en mis vasitos de postre.

vasos_de_cava_y_chocolate_blanco

 

Como siempre, os dejo aquí el video de la receta donde se ve todo el paso a paso del postre:

INGREDIENTES (receta de postres con estilo)

Gelatina de cava
400 ml de cava
150g de azúcar
20g de hojas de gelatina

Mousse de chocolate blanco
225g de chocolate blanco
75g de nata
27g de azúcar
36g de yemas
6g de hojas de  gelatina
360g de nata

GELATINA DE CAVA

– Ponemos a hidratar las hojas de gelatina en agua muy fría durante 5 minutos.

– Mezclamos el cava con el azúcar.

– Una vez tengamos la gelatina hidratada, la escurrimos bien y la derretimos en el microondas.

– La incorporamos a la mezcla de cava y azúcar y mezclamos bien.

– Ponemos la mezcla en un biberón para que nos sea más fácil llenar los vasos.

 

MONTAJE 1

– Ponemos en cada vasito una o dos frambuesas (eso dependerá del tamaño de la fruta o de vuestro vaso).

– Con la ayuda del biberón, vamos llenando los vasos con el cava hasta cubrir la frambuesa.

– Si queremos hacerlo como veis en las fotos (que la gelatina gelifique inclinada), podéis hacer varios trucos. Hay plataformas hechas expresamente para conseguir este efecto, pero yo no creo que merezca la pena comprarla. Lo que he hecho yo ha sido colocar los vasos dentro de la bandeja con cavidades para hornear magdalenas. Una vez los tengamos colocados como queramos, los ponemos en la nevera para que gelifique más rápido.

 

MOUSSE DE CHOCOLATE BLANCO

– Hidratamos la gelatina en agua muy fría durante 5 minutos.

– Mezclamos las yemas con el azúcar.

– En un cazo, ponemos a calentar la nata hasta los 90ºC. Vertemos sobre la mezcla de yemas y azúcar y volvemos a poner en el cazo. Tenemos que calentarlo sin dejar de remover hasta que alcance los 84ºC y espesa ligeramente. Si vemos que el huevo se nos ha cuajado un poco, antes de añadirlo sobre el chocolate blanco lo colamos.

– Una vez tengamos la crema, la vertemos encima del chocolate blanco troceado y mezclamos para que se integre bien.

– Escurrimos bien la gelatina y la incorporamos.

– Dejamos reposar la crema para que enfríe.

– Mientras, ponemos a semimontar la nata. Para ello, tenemos que vigilar que la nata no se nos monte por completo, es decir, que nos quede densa pero que al levantar la varilla de la amasadora, la nata caiga.

– Cuando tengamos la crema de chocolate blanco a 33ºC, incorporamos la nata semimontada con movimientos envolventes. Tenemos que conseguir una mezcla homogénea y sin grumos.

– Ponemos el mousse en una manga pastelera y llenamos los vasos.

– Decoramos los vasos con una frambuesas troceadas y ¡listo para servir!

vasos_de_cava_y_chocolate_blanco

Como veis, es un postre muy fácil y muy rápido de hacer (en menos de una hora lo tenéis listo). y queda muy elegante y resultón para la noche de fin de año. Además, es bastante ligero, que todos estamos muy cansados de comer!! Yo tengo ya un empacho…

La semana que viene os traigo la receta del roscón de reyes… ¡Un imprescindible para uno de los días más mágicos del año!

vasos_de_cava_y_chocolate_blanco

Y ahora ya solo me queda desearos un Feliz Año Nuevo a todos!

¡Hasta la semana que viene!